Este año ha habido mucha polémica en torno a las marcas y a los anuncios de YouTube. Al parecer, YouTube colaba anuncios no muy adecuados en vídeos de marcas prestigiosas, las cuales poseían un canal en la famosa plataforma de vídeos. Muchas de ellas cerraron sus cuentas ante tal práctica, aquí fue donde entró en juego el Brand safefty.

Mayor control

YouTube garantizó a las marcas, hace unos meses, que iba a trabajar en establecer un control en los anuncios para cada categoría de contenido que se suba a la plataforma. El objetivo era ser, otra vez, la plataforma elegida para que las marcas se publicitasen en busca de clientes.

Tanto fue así, que Google anunció que estaba trabajando con 3 empresas que estaban verificadas por el Media Rating Council, una organización sin ánimo de lucro que se encarga de investigar los medios y calificarlos. La tecnología de Google se implantó en el sistema de anuncios de YouTube.

Seguirá habiendo errores, pero menos

Google no sólo ha cambiado su política de publicidad excluyendo el lengua de odio, sino que se prohibirá insertar anuncios que discriminen a algún grupo amparado por las leyes o cualquier anuncio que incite los clichés y estereotipos respecto a ciertos grupos, incluso los que nieguen el Holocausto o cualquier otro genocidio.

En Google reconocen que ningún sistema es 100% fiable, pero aseguran que han progresado de forma significativa y que la seguridad de los anuncios promocionados está asegurada. De todos modos, si algún anuncio pasase el filtro de algún modo, Google se encargará de suprimirlo y apartarlo de la plataforma en el menor tiempo posible, ya que estarán vigilando desde cerca.

Más medidas

Entre las que se pueden destacar la nueva forma de responder ante contenidos que desobedecen la nueva política publicitaria de Google, opciones predeterminadas que se basan en las opiniones de los anunciantes, categorías que clasificarán contenidos sensibles o peligrosos dirigidos a aquellas campañas que puedan sugerir sexualmente algo o sea impactante, etc.

Descontento por parte de los “Youtubers”

Muchos canales de la plataforma se lucran de todo tipo de publicidad sin importarle los filtros. Es obvio que a mayor control, menor publicidad; y a menor publicidad, menores anunciantes, lo que se traduce en menos dinero para los usuarios que suben videos monetizados.

Algunos se han ido de Youtube por esta razón, otros han decidido quedarse.